Cuando me encontré a este lagarto natural de las Islas Canarias agarrado a la flor y durmiendo, pensé que se encontraba en su paraíso particular. Al acercarme se despertó y le fastidié la siesta que seguramente luego continuó, porque no se movió de allí. Es lo que tiene poder dormir en un sitio así.

¿Necesitas un fotógrafo profesional? Llámame al 679 416 134 y hablamos, o envíame un email.

Boletín de noticias:

Suscríbete al blog: RSS / Email