Objetivo África. Sudáfrica, P.N Kruger 1ª Parte

9 de Julio 2010

0

Desde que en 2003 pisara por primera vez las arenas de Egipto, hasta este mismo año, que pude disfrutar con la realización de un reportaje de la fauna sudafricana, me he ido introduciendo cada vez más en un continente que engancha.

64

Normalmente cuando uno decide dedicarse a la fotografía de manera profesional, se le plantean muchos interrogantes, entre ellos, ¿Qué tipo de fotógrafo soy? ¿En qué tipo de disciplina fotográfica me voy a especializar?

Bueno, en mi caso, el devenir de las circunstancias me fueron llevando al redil. Siempre he sido un amante de la naturaleza y de pequeño tuve la suerte de pasar algunos años en Venezuela. Durante las vacaciones de verano acompañaba a mi padre en su trabajo por los poblados de la selva costera del norte del país, y pude disfrutar de la rica biodiversidad que encontraba a mi paso.

Cuando eres un niño nacido y criado en un pueblo del norte de Tenerife y de repente cambias todo tu escenario como lo hice yo, todo impacta un poco más, así que supongo que esa predilección por los animales siempre quedó ahí.

Años más tarde, después de visitar algunas ciudades de las que yo llamó "básicas" como el fondo de armario, tipo Londres, NY, Madrid, etc. realicé un viaje en solitario a Egipto que me cautivó y que sentó las bases de mi curiosidad hacia el continente que tan cerca tenía geográficamente y tan poco conocía.

Pues bien, esas experiencias fotográficas vividas en países como Zimbabwe, Namibia, Senegal, Tanzania, Sudáfrica, Kenia, Botswana, etc. acompañadas de mis fotografías, son las que quiero colgar siempre esperando que les sean útiles a alguien, o por lo menos que hagan pasar un buen rato matando la curiosidad de los visitantes del blog.

Por aquello de ir contra corriente, voy a empezar por el final y como además actualmente está de moda por el mundial de fútbol, creo que habrá mucha gente interesada en conocer más datos de Sudáfrica.

Sudáfrica, el Parque Nacional Kruger

65

No voy a contar nada que no se pueda encontrar en la Wikipedia a cerca de Sudáfrica, existen muchísimos datos en Internet a cerca del país, solo diré que es un país que no deja indiferente y que echa abajo muchos prejuicios.

Mi principal interés por visitar el país eran las posibilidades fotográficas en cuanto a fauna se refiere. Los parques naturales sudafricanos son los mejor gestionados del continente y han creado una única entidad que los canaliza a todos llamada South African National Parks. El segundo motivo para visitar Sudáfrica, era recabar información y experiencias de cara a la preparación de ecoviajes de aventura conjuntamente con la empresa Birding Canarias. De los 21 parques, decidí recorrer todo el sur, región central y parte del norte del Parque Nacional Kruger, esto en cualquier otro parque a lo mejor no es tanto, hasta que te enteras de que el Kruger tiene una superficie de casi 20.000 kilómetros cuadrados.

¿Por qué el Kruger?

Bueno, después de recorrer algunas de las reservas más importantes de África, creo que el Kruger mantiene un equilibrio entre aventura y comodidad bastante razonable y esto es muy importante para poder desempeñar de una manera eficaz un primer acercamiento y la contemplación de la naturaleza, máxime cuando quieres tomar buenas fotografías. Muchos de los visitantes extranjeros de este parque no llegan a disfrutar de su diversidad nunca, ya que suelen ir dos o tres días y para un lugar del tamaño de Israel, eso no da para nada. Esto en cuanto a la mayoría de visitantes extranjeros, porque por otro lado, existe un gran turismo interior debido a que culturalmente está muy asentado el respeto y conocimiento del medio que les rodea y no es difícil encontrar a una persona de 70 años que te cuente que cada vacaciones desde que tenía 10 años visita el Parque Nacional Kruger. Como comento, el Kruger es ideal para un primer acercamiento al continente y en especial a la fauna, ya que dentro de las delimitaciones de su extensión, puedes encontrar diversidad de hábitats como ríos, selvas ribereñas, sabanas, bosques, etc. se puede decir que el parque es una concentración de los paisajes y de la fauna del centro y Sudeste de África.

Viajar con material fotográfico hasta el Kruger

67 Equipo fotográfico

Esto es lo que peor llevo, en vez de ir a menos, no sé cómo, pero siempre sumo kilos a mi material fotográfico que es lo mismo que sumar problemas. Es el gran quebradero de cabeza de trabajar lejos de casa.

Cuando se fotografía fauna, salvo raras excepciones, hay que contar con teleobjetivos, uno como mínimo y todo empieza por ahí.

Yo suelo cargar con algo más de 20kg solo de material fotográfico, sin contar con el trípode y el monopié.

Discos duros externos, ordenador portátil, accesorios de limpieza, baterías, cargadores, rótulas, lectores de tarjetas, etc. de casi todo y dos de cada como mínimo, una vez en el terreno después de hacer 17 ó 18 horas en aviones, no es cuestión de quedarnos tirados porque el disco duro donde descargamos las fotos se pierde o se rompe, por ejemplo.

Para este viaje utilicé un una mochila Lowepro tipo trolley que va muy bien cuando la llenas con más de 15kg, ya que aunque existan los carritos de los aeropuertos, no siempre puedes contar con ellos y es en ese momento donde tu espalda agradece las rueditas.

Esta mochila está al límite en cuanto a medidas de cabina, lo que pasa que el peso siempre supera todos los límites y es aquí cuando hay que ingeniárselas.

Tenerife-Madrid-Johannesburgo sin problemas como equipaje de manos, justo en la puerta del avión te suelen mirar con caras raras o incluso te invitan a darles la mochila diciéndote que la pondrán en un lugar seguro, en ese momento soy inflexible, "dentro de la mochila llevo material óptico muy delicado, que además es mi herramienta de trabajo, así que yo sin la mochila no subo al avión", siempre funciona, cuando ven que te plantas justo en la puerta y se empieza a formar cola y se intuye un conato de retraso, abren la mano y te dejan pasar.

Cuando se llega a Johannesburgo hay que tomar un vuelo doméstico al aeropuerto de Mpumalanga (se puede hacer por carretera, pero son 5 ó 6 horas más) y aquí llegan los problemas, el peso máximo como equipaje de mano son "8 kilos" y yo llevo "23".

El aeropuerto cuenta con personal que trabaja por un sueldo bajísimo y depende de las propinas acarreando maletas, guiando al viajero por el aeropuerto y de "otros servicios", como por ejemplo dejarse sobornar para que me ayude a pasar el equipaje de mano.

En este aeropuerto tienen unas pesas mecánicas en las que no estás obligado a pesar el equipaje de mano, lo que pasa es que se aprovechan del despiste para llevarte hasta ellas y crearte la necesidad de pedirle ayuda.

Luego te das cuenta que en circunstancias normales, facturas y si llevas la mochila fotográfica a la espalda, no se suelen dar cuenta en el mostrador de su peso.

Donde suelen ser rigurosos es en el peso del equipaje facturado, 20 kilos.

En tierra, rumbo al Parque

68 Panorámica de la región de Mpumalanga

El pequeño aeropuerto de Mpumalanga es uno, si no el más, bonito de todos los aeropuerto donde he estado. La terminal de llegadas está fabricada a semejanza de la arquitectura local, imitando su techo al de una choza.

Rápidamente se da con la oficina de Europcar y prácticamente sin ningún trámite se puede recoger el vehículo que previamente se ha reservado.

Les cuento esto porque hay que saber que al Kruger se puede acceder en casi cualquier vehículo de cuatro ruedas sin necesidad de que sea un 4x4. Lo cierto es que aconsejo que lo sea, por varias razones:

Nos podemos encontrar con suelos embarrados en caso de lluvia, mejoras la perspectiva fotográfica, aumentas las posibilidades de avistamiento, tienes menos posibilidades de pinchazos y averías y si te encuentras en el camino a alguien averiado, puedes echarle un cable.

A la hora de acceder al Parque se disponen de múltiples opciones ya que cuenta con 13 puertas, yo escogí Numbi Gate porque me alojé la primera noche en Nelspruit, que está como a una hora de carretera.

Una vez accedes al Parque, es como si los animales respetaran la barrera imaginaria entre lo que está protegido y lo que no, ya que nada más cruzar la entrada comienzas a encontrarte con infinidad de aves que no se ven fuera de las fronteras protegidas.

Comenzando a trabajar

Hay que saber que en el Parque Nacional Kruger, como en casi todas las reservas naturales, solo puedes apearte del vehículo en las zonas reservadas para ello, así que lo normal es hacer fotografías desde dentro del coche. Esto acarrea ciertas inconveniencias a la hora de trabajar como la poca movilidad y el calor, pero por otro lado disponemos de un punto de apoyo en la ventana que se antoja indispensable cuando trabajamos con grandes teleobjetivos. Como complemento siempre me llevo un beanbag y una rótula de pinza para enganchar en el cristal, que la verdad, casi nunca uso.

En algunos lugares de África puedes adentrarte en la sabana por tu cuenta y a pie, pero ya les adelanto que si no se va acompañado de un ranger local y armado, no es una buena idea.

Mucha gente en ocasiones pierde la perspectiva del lugar donde está y olvida que para parte de los animales que allí viven, tu eres comida. Sé que suena a película, y precisamente por eso lo remarco, el tema va en serio.

Los guías locales no suelen hablar de ello, pero cuando trabajas con alguno y coges confianza, te cuentan cosas que no salen a la luz para no espantar al turismo. En Botswana por ejemplo, me contaron como en la reserva de Moremi, una hiena se llevaba literalmente cogida por el cuello a una niña de siete años mientras el padre corría detrás hasta que la pudo recuperar con unos daños físicos enormes, o como una señora alemana se apeaba del vehículo frente a una charca porque le apeteció darse un baño y se la comieron los cocodrilos, literal.

Así que para no cometer ningún error fatal, lo primero es ser consciente de a dónde se va de viaje y lo segundo usar el sentido común, ser consciente de cuáles son nuestras limitaciones en cuanto al conocimiento del medio y si no cuentas con unos mínimos, hagamos caso a los profesionales y todo irá bien.

69 Mirador y área de descanso

Dicho esto, seguimos dentro del vehículo.

La velocidad de circulación está limitada a 50 km/h en carreteras asfaltadas y 40 km/h en pistas de tierra, estas limitaciones no son un capricho, constantemente se cruzan animales en la carretera, desde una tortuga a un elefante de seis toneladas y les aseguro que a ninguno de los dos los ves venir, y además, si lo que quieres es ver fauna, a una velocidad mayor es imposible avistar a un león echado entre la hierba.

Normalmente voy con las ventanas bajadas y dos cámaras preparadas sobre el asiento del acompañante, una con un 500 mm y otra con un 70-200 mm, y en la parte baja, donde irían los pies, la mochila con un angular y algunos objetivos que casi nunca uso, pero basta que no los lleves para que los necesites y te estés comiendo la cabeza todo el día.

Es conveniente llevar algo que cubra el material durante los trayectos, sobre todo en pistas de tierra, yo suelo poner una toalla o alguna prenda de abrigo.

Existen muchas pistas con acceso restringido y solo las pueden transitar personal del parque y personas con autorización, si no posees esta autorización, no entres, las multas son inmediatas y jugosas.

Por estas pistas se suelen ver a los safaris contratados en el parque, así el personal del parque puede ir a su aire por lugares sin tránsito turístico y encontrar a animales que se mueven menos de la zona ya que no se estresan tanto.

continuará...

Sobre el autor

, fotógrafo profesional y profesor de fotografía residente en Santa Cruz de Tenerife.

También en Twitter y Facebook

Este artículo tiene 0 comentarios. Añade el tuyo

Agregar comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente. If you have a Gravatar account associated with the e-mail address you provide, it will be used to display your avatar.
Al enviar este formulario, aceptas la política de privacidad de Mollom.
¿Necesitas un fotógrafo profesional? Llámame al 679 416 134 y hablamos, o envíame un email.

Boletín de noticias:

Suscríbete al blog: RSS / Email