Sólo pensar en la foto

29 de Agosto 2011

4

Cuando comencé a fotografiar, hace ya algunos años, recuerdo que todo mi empeño, mi tiempo y mi esfuerzo, iba enfocado a pensar en una foto original y diferente que superase a la anterior.

Mi equipo analógico cubría todas las necesidades técnicas que pudiera apreciar.

Cuando utilizaba una película 400 ASA, sabía que el grano que iban a tener las fotos estaba asumido y ya, es lo que había.

La fotografía era sota, caballo y rey, técnicamente hablando y las novedades en avances aparecían con cuentagotas y normalmente no justificaban un cambio de equipo.

Pero todo cambió.

La fotografía digital se hizo realidad y de pronto todo era novedad.

Nada llegaba ni por asomo a la calidad del negativo, pero que más daba, ¡se veía la foto al instante! ¡era mágico!

Mi primera digital fue de 2 megapixeles, que para alguien que no sabía lo que era un sensor, era lo máximo.

Pasada la euforia inicial y al ver las primeras fotos impresas en papel, los fotógrafos comenzamos a ser críticos y a exigir más y más a los nuevos equipos.

Y así fue como comenzó la escalada de novedades, que realmente no lo eran, puesto que se estaban reinventando aspectos fotográficos existentes en analógico, solo que cambiando la forma de atrapar la luz.

Desde el momento en que la calidad ofrecida por las cámaras digitales superó al negativo, comenzamos realmente a hablar de novedades, de tener algo que antes no teníamos, si obviamos claro, el ver la foto en la pantalla.

D60, 10D, 20D, 40D, 1D MkIII, 5D, 5D MkII, 7D, etc, etc... Un carrusel de modelos que dejaban siempre un regusto amargo, un ¿porqué no habrán incluido esto o lo otro?

Si, pero podría ser más rápida, más fotos por segundo, más rango dinámico, más megapixeles y las estrella de las peticiones, mejor rendimiento a isos altos.

Hasta hoy.

Que sin ser perfectas, las cámara ofrecen posibilidades inimaginables, que hacen, ahora sí, que cuando salgo a trabajar, cuente con las herramientas necesarias para salir airoso de casi todo.

Ahora mismo solo pienso en fotografiar y ni me acuerdo de visitar las webs que alimentan los rumores de nuevas cámaras. Salgo a trabajar y tengo confianza en el equipo y en sus posibilidades.

Soy consciente de que en 2 ó 3 años leeré esto y pensaré como pude vivir sin esto o lo otro que si ofrecerán las nuevas cámaras, es ley de vida, pero hoy en día, me vale lo que tengo

Y tu, ¿echas algo de menos?

Sobre el autor

, fotógrafo profesional y profesor de fotografía residente en Santa Cruz de Tenerife.

También en Twitter y Facebook

Este artículo tiene 4 comentarios. Añade el tuyo

Yo nunca trabajé con analógico, precisamente mi pasión por la fotografía me vino a raíz de la fotografía digital....todo comenzó al comprar mi primera compacta, y ver que podía sacar las fotos que quisiera, verlas previamente en la pantalla, borrar las que no me gustan, y un largo etc por las posibilidades que ofrece.......pronto me entró el gusanillo de...¿cómo puedo mejorar mis fotos?.....y todos los caminos me conducían a una reflex, tal fue el caso que desde unos añitos ya la poseo (Nikon D60). La cosa cada vez va a más, auque siempre desde es estatus de aficionado, por lo que voy ampliando mi equipo muy modestamente, teleobjetivo, flash externo, macro, trípode, mochila, y pequeños accesorios como disparador remoto, filtros, etc..... y en mente la compra de un gran angular 10-20 y un focal fija de 35 mm.....y como no, un cuerpo mucho más avanzado (Nikon D300s)....pero es un largo camino por recorrer...económicamente hablando....

Muy contento con mi actual equipo, con el que estoy aprendiendo mucho, pero mi afán de superación siempre me lleva a exigirle más y de ahí la idea de renovación y ampliación.

Por lo que he leído, la gente que trabajaba en analógico echa mucho de menos la magia del revelado, el no ver los resultados hasta sacarlas en el cuarto oscuro y recogerlas en el laboratorio, pero hoy en día el paso a digital ha supuesto muchísimas ventajas a la hora de trabajar, por rapidez, comodidad y resultados.

Saludos.

Imagen de Arcadio

Arcadio, la cámara ideal es aquella que cumple todas tus expectativas y necesidades. En muchas ocasiones he conocido a fotógrafos que infrautilizan un equipo que está muy por encima de sus conocimientos.
Estas personas intentan resolver sus carencias técnicas comprando una cámara más cara y esto lo único que hace es agrandar el problema.
Siempre es preferible saber utilizar a la perfección un equipo modesto, que desaprovechar un equipo caro.
Con respecto al angular, ese 10-20 puede darte posibilidades de composición muy interesantes.

Nos vemos el domingo.
Un saludo

Imagen de Oliver

yo creo que hoy en día el abanico de cámara y tecnologias es brutal y por un precio razonable hay muy buenos equipos... me quedo con lo que comentais, la mejor cámara es la que sabes utilizar y le puedes sacar todo el partido posible, hoy más que nunca está en las manos del fotografo. Un abrazo compis!

Imagen de dar la vuelta al mundo

Creo que esa es la mejor reflexión.
Una mezcla de conocimientos técnicos y creatividad, es el cóctel perfecto.
Un saludo

Imagen de Oliver

Agregar comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente. If you have a Gravatar account associated with the e-mail address you provide, it will be used to display your avatar.
Al enviar este formulario, aceptas la política de privacidad de Mollom.
¿Necesitas un fotógrafo profesional? Llámame al 679 416 134 y hablamos, o envíame un email.

Boletín de noticias:

Suscríbete al blog: RSS / Email