Un RAW con muchas vidas

6 de Septiembre 2011

5

Recientemente he tenido que sentarme delante de la pantalla para conformar mi próxima exposición.

Todo aquel que haya expuesto alguna vez, sabrá que el éxito de una muestra fotográfica depende, obviamente, de la calidad de lo expuesto, pero también del acierto en la distribución de las piezas en la sala, la armonía visual que haya entre ellas, el formato y la iluminación.

Por desgracia, es rara la vez en la que se realiza un trabajo o una serie fotográfica expresamente para ser expuesta, sabiendo de antemano cual va a ser su destino final.

Todo sería más fácil si trabajásemos con el resultado en mente, pero esto no suele ser así.

La selección

Lo normal y más en los tiempos que corren, es seleccionar de nuestro archivo el material que vamos a utilizar y conformar la exposición, teniendo en cuenta que igual nuestra foto favorita que es en color, no encaja con el resto del paño dentro de la sala, que será en blanco y negro y tendremos que quitarla o sacrificar esos magníficos colores.

El formato

El tamaño que vayamos a utilizar será determinante, ya que en mi archivo conviven imágenes desde los 5 hasta los 21 megapixels, y si toda la exposición será en gran formato, parte de mis buenas fotos no podrán ser utilizadas, así que, en cierta manera nos veremos obligados a utilizar un formato distinto al que habíamos imaginado para esa pieza.

Las posibilidades de post procesado hoy en día son infinitas y todas muy válidas en función del destino de la imagen.

234 Diferentes procesos de una misma imagen

Lo que quiero decir con todo esto es que el destino inicial de una obra no tiene porqué llegar a ser lo pensado inicialmente, y tendremos que estar abiertos a los cambios.

Jugando con las nuevas reglas del mundo digital, una foto podría ser presentada como una obra diferente tantas veces como lo estime su autor.

Ha pasado el tiempo en que la decisión de obtener una pieza única se tenía que tomar antes de hacer la foto, ahora se pueden obtener varias piezas de una mima imagen.

¿Tiene una fotografía que ser procesada solo una vez y dar por cerrada la obra o ese RAW puede tener varias vidas y formatos?

Sobre el autor

, fotógrafo profesional y profesor de fotografía residente en Santa Cruz de Tenerife.

También en Twitter y Facebook

Este artículo tiene 5 comentarios. Añade el tuyo

Pienso que no es mejor decantarse por una opción u otra. Hacer varios procesados te podrá ayudar a elegir después, porque habrá más donde escoger, pero también puede contribuir a crear más duda. Todo dependerá de quien seleccione y prepare las fotos. Si se tiene claro de antemano lo que se quiere, es más fácil y rápido y si no, pues más complicado y laborioso. Todo tiene sus ventajas e inconvenientes, al menos esa es mi opinión.

Un abrazo

Imagen de Javier Falcó

Hola Javier, agradezco tu comentario.
Realmente lo que quiero decir es que muchas veces procesamos un RAW a nuestro gusto y damos nuestra foto por terminada. Nos acostumbramos a verla así y la enseñamos en la web, expos, etc Pero por circunstancias, se nos presenta la posibilidad de reutilizar esa foto y por exigencias estéticas o de formato, debemos "adaptar" la foto a los nuevos requisitos.
Ahora, nuestra foto funciona mejor en color y con un recorte, por ejemplo.

Es como si Steve McCurry publica una expo en blanco y negro y le quita el color a su famosa foto de la niña afgana para incluirla en la muestra.

¿Debemos reciclar nuestra foto o hay que respetar la primera versión tal y como está?

Imagen de Oliver

Creo que es razonable y normal obtener diferentes versiones de una misma foto. No creo que haya que mostrar fidelidad eterna a la primera versión. De hecho la mayoría de fotografías que se hace ahora en b/n, realmente se hacen en color y después se convierten, por lo que existen dos versiones de una misma fotografía y se usa la que más convenga.

Imagen de Javier Falcó

Yo soy más de la idea de ser fiel al primer formato elegido, cuando nos decantamos por el B&N o el color, u otros tonos, así como un procesado en particular, en ese momento se hace porque así lo vemos más adecuado, ya sea después de hacer varias pruebas para ver diferentes resultados, o simplemente porque vemos que es más adecuado un virado dependiendo de la composición, sombras, motivo, etc.....

Hay grandes fotos muy conocidas y de gran trascendencia en la historia, que tienen un formato determinado según su autor, por lo que un cambio posterior, pese a que pueda contribuir a mejorarla, no lo veo del todo adecuado, ya que la original es “LA FOTO”, con todas sus connotaciones.

La foto que más me ha impactado personalmente es la de Kevin Carter, tanto por la foto en si como por su historia y consecuencias, la niña y el buitre, he visto esta foto con otros procesados, incluso en B&N, dando mayor dramatismo....si cabe....pero como su original pues no las termino de ver, y así con muchas otras obras.

Resumiendo, lo que quiero decir es que si al tomar una foto y procesarla, estamos satisfechos con el resultado obtenido, esa es “LA FOTO”.

Ya si hablamos de archivos que tenemos guardados por ahí, que se le ha dado un procesado pero queda guardado porque en un futuro creemos que se puede mejorar, o simplemente nos da por cambiarlo, pero siempre y cuando no haya visto la luz en ningún medio, redes sociales, plataformas, prensa, exposiciones, concursos, y un largo etc....pues si veo adecuado volver a procesarla, volviendo a la opinión principal de que será para darle salida y quedar así definitivamente.

Es mi opinión personal, claramente debatible, Un saludo.

Imagen de Arcadio

Si Arcadio, es verdad, existen fotos que ya se han convertido en iconos en la historia de la fotografía que no se entendería que ahora de repente sufrieran un cambio.

Pero sin irnos tan arriba, te pongo un ejemplo más cotidiano,
procesas una foto en blanco y negro, la publicas en tu web porque crees que es como mejor queda y al año siguiente te proponen hacer una exposición en color y esa foto encaja a la perfección si recuperamos esos colores que hace un año no te gustaban,
¿qué haces?
Al fin y al cabo es tu foto, tu archivo, y contiene unos colores que tu antes le habías quitado.
Creo que tendríamos que ser más flexibles y pensar que esto ha cambiado y eres tu quien decide cuando y como mostrar tu fotos las veces que quieras.

Un saludo

Imagen de Oliver

Agregar comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente. If you have a Gravatar account associated with the e-mail address you provide, it will be used to display your avatar.
Al enviar este formulario, aceptas la política de privacidad de Mollom.
¿Necesitas un fotógrafo profesional? Llámame al 679 416 134 y hablamos, o envíame un email.

Boletín de noticias:

Suscríbete al blog: RSS / Email