Pocket Wizard Mini, simplemente fallan.

15 de Agosto 2011

12

Me rindo.

Cuando decidí gastarme el dinero en un sistema de disparo inalámbrico para los flashes de Canon, pensé que ya que lo hacía, iba a comprar "los mejores".

Así que me puse a leer y de los Pocket Wizard recuerdo que decían, "simplemente funcionan".

226 Pocket Wizard Mini Flex TT5 (los dos de la izquierda) y el transmisor Mini TT1

En ese momento la opción era Pocket Wizard Plus, pero no me servían puesto que para las ceremonias de boda en interior, utilizo dos flashes a distancia en modo manual para iluminar los fondos y otro flash en cámara en TTL y los Plus no disponían de esta función.

Las alternativas

El uso del ST-E2 de Canon me había dejado con ganas de más, ya que su rango de cobertura se me hizo insuficiente y su fiabilidad en exteriores era casi nula. Así que busqué otras alternativas como los Cactus o los Yongnuo, pero no me convencían y de pronto Pocket Wizard presentó los Mini, con la novedad del TTL.

No me lo pensé y compré en Cromalite un Mini TT1 como transmisor y dos Flex TT5 como receptores, aunque estos últimos son transceptores pero de mayor tamaño.

Las Pruebas

Las primeras pruebas no fueron buenas. Los dos flashes en manual disparaban correctamente pero uno de ellos, unas veces si y otras no y el que iba en cámara que tenía ajustado en TTL, sobreexponía una barbaridad haciendo imposible su uso.

Me puse en contacto con Cromalite y me remitieron al servicio técnico de Pocket Wizard vía correo electrónico. Les escribí en español y me contestaron en inglés pero de manera muy rápida solicitando más datos. Después de intercambiar varios correos, me sugirieron actualizar el firmware, pero aun así seguían fallando.

Viendo que desde el fabricante no me daban solución, volví a llamar a Cromalite para que hicieran algo, al fin y al cabo mi dinero fue a pasar su caja.

La respuesta fue cambiarme el Flex TT5 que daba problemas por uno nuevo.

Al comenzar a probarlo todo se volvió más confuso. Si hay algo que le quite el sueño a un fotógrafo, es que pruebes un material, funcione bien y acto seguido lo vuelvas a probar configurado exactamente igual y funcione mal. Que vaya bien o que vaya mal, pero ese funcionamiento errático hace que un profesional pierda toda la confianza en el equipo de trabajo.

Les volvía a llamar varias veces, los probé con otras cámaras y otros flashes y seguían yendo mal. Estaba claro que eran los disparadores.

Me cansé y estuve un tiempo sin usarlos a la espera de un nuevo firmware que llegó, pero nada.

Una oportunidad más

Entonces Cromalite organizó un taller en Madrid para promocionar los disparadores junto a Lorenzo E. Gasperini, International Sales & Marketing Manager de Pocket Wizard que vino expresamente desde Nueva York para la ocasión. Con semejante nombre y cargo y después de la frustrante experiencia con sus equipos, decidí coger un avión hasta Madrid y asistir a la charla.

Cual fue mi sorpresa, cuando al llegar a la escuela de fotografía Efti, lugar del evento, me encuentro con un grupo de personas igual de desencantadas que yo con los Pocket Wizard Mini.

Cada uno tenía una historia diferente que contar acerca de lo mal que iba su equipo Pocket Wizard, así que trasladamos todas nuestras frustraciones a Napoleón Arroyo, gerente de Cromalite que nos atendió a todos amablemente y aparentemente atónito con nuestras quejas.

Ante la avalancha de situaciones diversas, el gerente de Cromalite nos aconsejó que todo lo dicho se lo contásemos a Lorenzo Gasperini, que había salido con retraso y llegaba para la charla de la tarde en Fotocasion, magnífica tienda madrileña.

La charla

227 Lorenzo E. Gasperini ofreciendo la charla en Madrid

Como me temía, Lorenzo Gasperini fue a Madrid a hablarnos de las maravillosas bondades de su producto más que a solucionar ningún problema. Me hizo la sugerencia de en vez de utilizar el Mini TT1 como transmisor, que usara un transceptor Flex TT5, lo probamos y funcionó. Así que sobre la marcha se lo dije al gerente de Cromalite quien se ofreció al cambio si así se solucionaban mis problemas.

Al llegar a casa lo primero que hice fue empaquetar el Mini TT1 y el Flex TT5 que no me habían cambiado para cambiarlos por dos Flex TT5 nuevos.

La decepción

Pasados unos días me llaman de Cromalite en nombre de Napoleón Arroyo diciéndome que entre el Mini TT1 y el Flex TT5 hay 20€ de diferencia y que se los tengo que pagar. No supe si reír o llorar. Los 20€ me daban igual, pero después de tenerme un año perdiendo el tiempo intentando hacer funcionar un equipo de casi 600€, de haber gastado dinero en mensajería para hacerles llegar los productos defectuosos y de haberme ido a Madrid pura y exclusivamente a que me solucionaran los problemas que sus equipos me estaban ocasionando, tuvieron la poca vergüenza de pedirme 20€ por la diferencia de precio.

No se puede ser más mezquino. El material que les he comprado no funciona, me hace perder tiempo y dinero y el costo de la solución es problema del vendedor puesto que está en garantía.

Solo me quedaba la esperanza de que todo hubiera acabado con el cambio de equipo, pero por desgracia para mi, no fue así.

Conclusión

Ahora tengo tres transceptores Flex TT5 que aleatoriamente funcionan o no según les venga en gana. Los utilice con la cámara que los utilice, da igual. Lo mismo funcionan como no lo hacen. En medio de un trabajo puedo encenderlos y comenzar a trabajar y cuando llevo 30 fotos dejan de funcionar, o como me pasó hace unos días, de entrada no funcionan por más configuraciones que utilicé, por más cambios de flashes y por más que ponga pilas nuevas.

Simplemente, fallan.

Por otro lado tengo un proveedor de material, Cromalite, que no ha sabido dar solución al problema. Cierto que es algo que les ha estallado en las manos, pero eso lo tendrían que solucionar con el fabricante y hacer más fácil la vida de los profesionales que pagamos sus productos con esfuerzo.

Cactus acaba de sacar al mercado su nueva versión V5 al asequible precio de 42€ la pareja de transceptores. Cuando los pruebe contaré la experiencia.

Mi experiencia disparando cámaras con los Pocket Wizar Mini es mejor que con los flashes.

Sobre el autor

, fotógrafo profesional y profesor de fotografía residente en Santa Cruz de Tenerife.

También en Twitter y Facebook

Este artículo tiene 12 comentarios. Añade el tuyo

Agregar comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente. If you have a Gravatar account associated with the e-mail address you provide, it will be used to display your avatar.
Al enviar este formulario, aceptas la política de privacidad de Mollom.
¿Necesitas un fotógrafo profesional? Llámame al 679 416 134 y hablamos, o envíame un email.

Boletín de noticias:

Suscríbete al blog: RSS / Email